Un extremo al que llamaban "el loco" y que jugaba con las medias caidas 

René Orlando Houseman nació en La Banda (Argentina) un 19 de julio de 1953.
Era ligero, medía 1.65 m y pesaba 63 kg
Jugó en Excursionistas, Defensores de Belgrano. En 1973 un entrenador famoso César Luis Menotti lo contrató para el Club Atlético Huracán, en este club se convirtió en un extremo derecho desequilibrante y en un verdadero ídolo para los aficionados del club, disputando 277 partidos y marcando 109 goles. Siempre jugaba con las medias caidas.
Después pasó por River Plate (81), Colo Colo chileno (82), Amazulu sudafricano (83), Independiente (84) y Excursionistas (85) donde se retiró tras un paso fugaz por Defensores de Belgrano (82) y su vuelta a Huracán (83).
Con la selección argentina consiguió la Copa del Mundo de 1978, aunque su mejor nivel se vió en Alemania'74.
Cuentan que en cierta ocasión se pasó la noche de fiesta para celebrar el nacimiento de su hijo. Al día siguiente jugaba contra River Plate, lo buscaron y llego poco antes de empezar el encuentro con claros síntomas de haber bebido. Marca un golazo, Tras eso se hizo el lesionado, pidió el cambio y se fue directo a dormir a casa. Comentan que la gente (ignorando su estado en ese momento) le despidió con su tradicional: “Y chupe, chupe, chupe… / No deje de chupar… / El Loco es lo más grande / del fútbol nacional'… ¡Hizo un gol borracho!".
Una de las historias más sorprendentes que se recuerdan de Houseman, es que en su época los jugadores suplentes para cobrar su sueldo necesitaban jugar al menos 5´, por esa razón René se hacia el lesionado para que alguno de sus compañeros pudiesen entrar al campo de juego, así fue René “El Loco” Houseman como deportista.
El Loco dejo sus gambetas en la Villa del Bajo Belgrano. Se fugaba de Huracán para jugar ahí. No podía pasar ni una semana lejos de ese fútbol, se escapaba de la concentración y se iba a jugar con sus amigos del barrio.
GAMBETA : De "gamba", por su forma curva. Gambetear es el avance de un futbolista haciendo regates y torciendo la dirección de su trayectoria en curvas cortas para evitar al rival.
El fútbol llora la partida de René Houseman, un distinto - Deportes

 

  • El deporte forja personas para la vida.
  • El entrenamiento es la más decisiva de las pruebas
  • Respeta la norma, te dará sentido y claridad en el juego.
  • Honra al contrario, no es un enemigo, es un compañero de juego.
  • Que predomine en ti el sentido de equipo, está por encima de tu lucimiento personal.
  • El juego limpio dignifica, el sucio envilece.
  • Al finalizar los encuentros saluda a los contrarios y jueces.
  • Valora el esfuerzo y el trabajo.
  • El entrenador es tu guía, se esfuerza para que tú mejores, respétalo y acepta de buen grado sus consejos, te harán mejor.